A mayor presencia digital, mayor soledad. ¿Somos inmunes los sanitarios?