Archivo por meses: noviembre 2016

Consumir un par de bebidas azucaradas diariamente “duplica el riesgo de diabetes”, según un estudio.

No era mi intención conmemorar el Día mundial de la diabetes, que se celebró ayer, con la reseña de un artículo sobre la enfermedad. Quizás por eso no me preocupé en hacer coincidir esta entrada con la efeméride de ayer. Pero tanto por el trabajo que realizo en investigación en farmacia comunitaria como por mi cargo de CEO en Qualitatis Health leo muchos artículos al final de la semana. Muchos de ellos me parecen interesantes. Pero también es cierto que muchas veces no tengo tiempo para compartir la información en el formato deseado. Eso sí, este es muy importante: consumir bebidas azucaradas provoca diabetes.
Hoy he creído conveniente compartir este estudio publicado recientemente en el European Journal of endocrinology (EJE) y que encontró que beber más de dos porciones diarias de 200 ml debebidas azucaradas más duplica las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, así como la diabetes autoinmune latente en adultos (LADA), una forma de diabetes que tiene un curso más lento de inicio.
En este estudio los resultados fueron similares para las bebidas azucaradas que para aquellas artificialmente endulzadas si hablamos en términos de probabilidad de desarrollar las diferentes variantes de la diabetes. El mayor consumo de estas bebidas dulces equivalía a un 20% más de riesgo de diabetes tipo 2 para cada porción diaria.

Bebidas azucaradas diabetes

Los hallazgos que vinculan el azúcar y las bebidas endulzadas artificialmente con la diabetes apoyan un conjunto de evidencias que postulan esta asociación desde hace algún tiempo. Un meta-análisis reciente encontró que el riesgo aumenta en un 13% para un incremento de cada porción por día en la ingesta.
Las bebidas artificialmente endulzadas también han sido implicadas, aunque puede ser que ejerzan su influencia a través de vías alternativas. Estos incluyen debilidad de la tolerancia a la glucosa activada por las modificaciones en la microbiota intestinal.
El equipo del Instituto Karolinska comenzó a examinar las tasas de consumo de refrescos en 2874 adultos suecos y los comparó con casos de diabetes. Los resultados fueron ajustados por edad, sexo, antecedentes familiares de diabetes, educación, estilo de vida, dieta, consumo de energía e IMC.
“Las asociaciones fueron similares en análisis separados de las bebidas azucaradas y artificialmente endulzadas para el riesgo de LADA así como para la diabetes tipo 2”, señaló el estudio.
“El aumento de riesgo parece no ser plenamente explicado por la ingesta calórica o el IMC, abriéndose a otras explicaciones que posiblemente incluyen efectos adversos directos de las bebidas endulzadas sobre la homeostasis de la glucosa y la sensibilidad a la insulina”.

Reacción de la industria.
El reciente impuesto sobre el azúcar impuesto a la industria de las bebidas no alcohólicas en el Reino Unido fue diseñado en parte para prevenir casos de enfermedades crónicas en desarrollo -en particular en los jóvenes- provocadas por el consumo excesivo de bebidas con alto contenido de azúcar.

Diabetes bebidas azucaradas

“Estos tipos de bebidas deben suprimirse en los niños”, dijo Tam Fry del Foro Nacional de Obesidad y asesor de la organización benéfica británica Action on Sugar.
“Creo que los padres no deben permitirlo y dirigir a sus hijos hacia el consumo de agua que es, y siempre será, la mejor opción”. Al comentar sobre el estudio, Fry expresó sus reservas, comentando que dicho estudio necesitaba ser replicado antes de que pudiera ser ampliamente aceptado.
“El uso de datos auto-reportados a menudo falla en investigaciones de este tipo. Habiendo dicho que estos hallazgos no deben ser despreciados a la ligera “.
En una declaración de política elaborada por The Association of UK Dietitians, se consideró que el uso de edulcorantes artificiales era seguro siempre que se consumiera hasta la dosis diaria aceptable en la población general. Todo ello con la excepción de los alimentos para lactantes y niños pequeños. Autorizados y aprobados para su uso por la EFSA.
Se creía que los edulcorantes artificiales podían ayudar en el manejo del peso y en el manejo de otras condiciones de salud como la diabetes mellitus en algunas personas, aunque se requería un enfoque individualizado adaptado.
También se recomienda un etiquetado más claro en relación con la cantidad diaria recomendada establecida por la EFSA sobre los productos alimenticios y las bebidas para que los consumidores estén mejor informados.

Nuestro análisis.
Las conclusiones y nuestro deber como profesionales sanitarios necesitan poca mención: concienciar de la importancia de unos hábitos saludables a la hora de comer y hacer ejercicio. No hay otro camino para evitar este tipo de transtornos metabólicos. Y, por supuest, dejar claro que consumir bebidas azucaradas provoca diabetes.

Fuente: European Journal of Endocrinology
Publicado en línea antes de la impresión, doi: 10.1530 / EJE-16-0376
“Sweetened beverage intake and risk of latent autoimmunediabetes in adults (LADA) and type 2 diabetes”