Nota para lectores: voy a jugar con el blog, que nadie se maree.

Hola a todos:

Esta es una entrada más o menos rápida para contaros que vais a ver algún cambio estético en la plantilla del blog. No va a ser nada sustancial, en esencia porque los contenidos, que es lo importante para mí, serán los mismos, pero veréis cambios contínuos en el tema y en los diseños.

Estoy  haciendo un curso de wordpress y voy a ir probando cositas en el blog, en este. Pero no va a ser nada extraño. Un pequeño cambio de tema por aquí, un widget por allá. Lo único que quiero es que todo el mundo esté avisado y se sienta “más o menos cómodo”.

wordpres curso blog

Por el camino, como ya os comenté al dar entrada a 2018 en el blog,  estoy trabajando en la mejora de la web de Qualitatis. Quemedapara.com ahora mismo está también de cambios, y por ello no funciona en muchos momentos del día. Eso sin dejar de trabajar en el día a día.

El caso es que vais a ir viend pruebas, cambios, pero, todo ello, es con el fin de mejorar. Eso sí, pretendo escribir más, que al final es de lo que se trata.

Gracias a todos por vuestra comprensión.

Mi 2017 en lo profesional: lo bueno, lo que se quedó por el camino y lo que espera en 2018.

Mi 2017 en lo profesional: lo bueno, lo que se quedó por el camino y lo que espera en 2018.

En marzo del año que acabamos de terminar os contaba que iba a dar un cambio de rumbo al blog, analizando los objetivos del año, si es que los hubo alguna vez, llega el momento de repasar las cosas buenas, las cosas que no lo fueron tanto y los proyectos inconclusos que 2017 dejó atrás el día 31. Todo ello desde un punto de vista profesional, teniendo en cuenta los diversos trabajos en los que empleo mi tiempo: en la farmacia, en Qualitatis Health y en otras instituciones en las que colaboro, como es el caso del Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia (MICOF).

¿Que por qué hago esto?

Me fascinó bastante el ejercicio de transparencia que cada año hace Franck Scipion en su famosísimo blog Lifestyle al cuadrado. Él lo llama Reporting backstage.  Todavía no tengo el negocio tan rodado como para publicar todos mis datos, pero me parece una manera muy importante de adquirir compromisos con uno mismo: contando lo bueno, lo menos bueno y lo que no se ha llegado a hacer.

Mi 2017 en lo profesional: lo bueno, lo que se quedó por el camino y lo que espera en 2018.

Lo bueno de 2017:

Estas son los 7 principales logros alcanzados este año 2017 en lo profesional:

  1. Y la que lo podría resumir todo es: mucho trabajo, pero también gratificante, con mucha satisfacción. He trabajado mucho, y creo que he crecido en lo profesional, pero también en lo personal.
  2. Crecimiento de la web de Qualitatis Health. Sí, hemos logrado buenas cifras de visitas en la web, aunque sigue siendo mejorable, muy mejorable, este año hemos logrado crecer de un modo sostenido, también en número de alumnos de nuestros cursos.
  3. Crecimiento de Qualitatis Health como empresa de consultoría. Seguimos acompañando a muchos de los clientes de siempre, pero, afortunadamente, nuestros clientes crecen, aumentan sus responsabilidades y exigencias, expanden sus negocios, pero ellos siguen contando con nosotros, y se marcan objetivos más ambiciosos en materia de Calidad y Seguridad Alimentaria. Para todo ello es necesario seguir en continua formación, y en ello estamos, con un programa formativo en normas BRC e IFS.
  4. Mejora de las cosas en la farmacia. De este punto me siento especialmente orgulloso. Hay mucho trabajo en equipo, mucho cariño y muchas ganas por seguir mejorando. Porque detrás de cada paso hay un homenaje y un reconocimiento a los cimientos que dejó el mejor padre del mundo. La Generalitat se ha puesto al día en los pagos, esperemos que dure, pero no sólo es una cuestión económica, la cosa ha mejorado y eso se nota.
  5. Trabajo en el MICOF. La vida es aprender, y a mis 34 años sigo aprendiendo día a día de un grupo humano excepcional que se deja la piel en mejorar su profesión. Para ello hace falta un gran capitán, que lo hay, y mucho trabajo. Sin duda, estoy creciendo como farmacéutico y como persona trabajando como vocal del MICOF, algo totalmente altruista pero que llena esos grandes espacios de la vida de un ser humano que no se pagan con dinero.
  6. Aumento de mi nivel organizativo. Si alguien se pregunta cómo llevo adelante todo lo que llevo le invito a que pase una semana conmigo. Todo esto, que a veces desemboca en estrés, requiere de organización. Una de las asignaturas en las que más invierto.
  7. Capacidad para seguir formándome. En 2017 he realizado dos curso del sector farmacéutico, he arrancado un programa superior para especializarme aún más en sistemas de gestión de la Calidad para empresas alimentarias, con nuevas normas y he tenido tiempo de sacarme el First Certificate in English de la Universidad de Cambridge. Creo que no está nada mal.

¿Qué se quedó por el camino de los objetivos de 2017?

Pero por el camino hay proyectos que no se han logrado, y que, como os he dicho, voy a sacar para automotivarme y lograrlos cuanto antes. Así que estos son los objetivos de 2017 que se trasladan a 2018:

  • La web de la farmacia sigue “lista para publicar” pero a un paso de hacerlo (parece mentira en mí).
  • La nueva web de Qualitatis Health está también pendiente. No es una nueva web como tal, pero sí una versión mejorada.
  • Ir publicando más cursos en Qualitatis Health. 
  • Poca regularidad en la publicación de entradas en los blogs. Y esta es una de las que más me duele. He de replantearme muchas cosas, pero mientras los blogs sigan vivos, hay que darles de comer, y eso se ha de producir en forma de entradas. Y aquí es donde os quiero pedir ayuda: recordadme, machacadme, y pedidme que sea regular.
  • No decir que no en determinadas ocasiones. La importancia de saber decir que no a tiempo es un arte a cultivar, y me queda aún un trecho por mejorar. Ya que acaba por volverse en mi contra.
  • Dejar de morderme las uñas, y esto es más personal que profesional, pero afecta, lo sé. Y habrá que luchar para superarlo.

¿Qué esperar de 2018?

Pues, teniendo en cuenta los 5 objetivos anteriores que se quedaron por hacer en 2017, habrá que comenzar por ellos. Así que vamos a por estos objetivos para 2018:

  1. Delegar. Y eso pasa por replantear el equipo de la farmacia, pero sobre todo, por buscar más gente para el equipo de Qualitatis Health. Cómo definir el modo en el que  esos apoyos se incorporen es algo en lo que estoy.
  2. Trabajar menos pero trabajar mejor. Una consecuencia lógica del primer objetivo. Sigo formándome para ello a través de otros de los grandes activos que hay en este mundo: los libros.
  3. Tomar regularidad en muchos de los hábitos, como escribiros, que me hacen feliz. El objetivo es tener más tiempo, más lucidez, más momentos para disfrutar.
  4. Seguir mejorando las cifras de Qualitatis. Y ello pasa por lograr más audiencia, ampliar la cartera de cursos y trabajar de un modo más estructurado. Buscando engagement con los alumnos y crear una comunidad.
  5. Seguir implementando servicios en la farmacia. Poco a poco, y de un modo humilde, ir, en la medida de lo posible, implementando servicios, dándoles una estructura, y continuidad.
  6. Aumentar la audiencia de los blogs. Y eso pasa por escribir más, y con mayor regularidad. Algo que ya os he comentado que quedó como asignatura pendiente en 2017. Seguiremos trabajando en ello.
  7. Seguir formándome. Pero a un ritmo de dos cursos buenos por año: uno para la vertiente farmacéutica y uno para Qualitatis. Pero sin sobrecargarme en exceso.
  8. Recuperar el hábito diario de practicar la meditación. Sí diario, hay pocas cosas que hagan tanto bien a una persona como meditar unos minutos cada día. Y sí, está muy ligado con lo profesional.
  9. Aprender a decir que no en determinadas ocasiones. Por mi bien y por el de los compromisos y proyectos en los que estoy implicado.
  10. Publicar de una vez la web de la farmacia.
  11. Dejar de morderme las uñas.

Creo que, como análisis del año, o ejercicio de transparencia, la cosa no ha quedado muy mal. Espero que no haya sido mucho rollo y espero lograr las metas propuestas con vuestra ayuda.

¿ Y tú qué objetivos tienes para 2018?

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Leadingfarma, un pequeño y humilde resumen de un evento innovador para la farmacia.

Recién llegados de Bilbao, más en concreto de Durango, es la hora de compartir con todos vosotros un pequeño resumen de lo acontecido en Leadingfarma. Han sido poco más de 48 horas intensas con muchas experiencias enriquecedoras y quiero aprovechar estas líneas para contar un poco lo vivido.

Por si alguien no ha estado al corriente de Leadingfarma este fin de semana, o sencillamente no sabe lo que es, puedes consultar en este enlace del blog Redes sociales y farmacia. Los principales organizadores, dos farmacéuticos que casi no necesitan presentación: Diego Sarasketa e Inma Riu, casi nada.

Leadingfarma arrancó el viernes a la hora de comer en uno de los lugares más emblemáticos de Vizcaya: el restaurante de Eneko Atxa, un apasionado de su trabajo. El ganador de tres Estrellas Michelín nos supo transmitir muy bien los valores que hacen de su proyecto algo que va más allá de la alta cocina. Atxa y su equipo basan el proyecto Jaki(N) en la sostenibilidad, la salud, el compromiso social y la multidisciplinaridad. Todo ello desde un profundísimo respeto a las tradiciones, a su tierra y a su trabajo. Qué decir cuando puedes aprender de una persona de su nivel. Como dato, Eneko Atxa fue  elegido en 2016 como joven líder emergente europeo por un ‘think tank’.

Foto de Familia de los participantes en Leadingfarma con Eneko Atxa.

Tras comer en el restaurante Eneko, donde la verdad alucinamos con la cocina, las chicas de Coaching Más Dos impartieron la charla “No soy vendedor, soy farmacéutico”. En la que buscaron concienciar del papel del farmacéutico en la farmacia comunitaria como algo más que un vendedor. Por parte de Faes Farma, un directivo de cuyo nombre no puedo recordar (espero que me perdone) nos hizo una presentación sobre la evolución de Bilbao. Todo ello justo antes de visitar el Museo Guggenheim Bilbao. ¿Cómo puede un Museo ser una referencia mundial? ¿Qué aprendizaje nos llevamos para la farmacia? Cómo estar en Vizcaya y no visitar el elemento que cambió la ciudad para siempre.

La jornada se cerró con un cóctel de bienvenida ofrecido en el fantástico Kurutzesantu Museoa, donde está, a cubierto, la cruz de Kurutziaga.

La jornada del sábado fue la central. Cargada de ponencias y charlas que arrancaron de buena mañana con una charla sobre escaparatismo a cargo de Juan Luis Anula de @escaparatismoanula: “La primera impression es la que queda”. Con pequeños trucos e ideas para mejorar ese primerimpacto y esa presencia de la farmacia.

Una historia de éxito fue la que nos trasladó Eduardo Saiz Lekue, que nos contó cómo pasó de trabajar para una gran marca a rescatar “La Salve”, una de las cervezas tradicionales en Bilbao, que se ha vuelto a posicionar en el mercado tras 36 años desaparecida. Todo desde un modelo de negocio que conjugue calidad, compromiso y resopnsabilidad social.

Roberto Nuño – Solinís, de la Universidad de Deusto nos planteó uno de los mayores retos a los que se enfrenta la sociedad: el envejecimiento poblacional, el encaje de la farmacia comunitaria y los retos y tendencias del sistema sanitario. Dejando bien claro que se debe buscar una mayor eficiencia y bienestar desde la rotura de la fragmentación de la sanidad.

Carles Ortet, un empresario y comunicador de éxito que trabaja en Zoopa, nos dio una ponencia vibrante y apasionante “Born to lead” es el mensaje. Lo dice alguien que viene de trabajar en Nike. En un entorno repleto de información lo costoso es discernir qué es lo importante, establecer el vínculo con los usuarios a través de la información. Pero fue mucho más allá: la marca personal debe trascender más allá de la compañía, enseñando el verdadero yo, buscando alianzas, cuidando los contactos y trabajando el mensaje a través de la marca personal de todo el equipo.

Carlos Ortet hablando del impacto de marca de Santi Millán.

Cerró Sergi Grimau, ex-jugador de baloncesto y un tipo muy simpático y cercano. Transmitió positividad, ganas de vivir. Y no desde cualquier prisma, Sergi es el presidente de Special Olympics Catalunya. Nos emocionó, y nos hizo llegar al descanso para comer con una sonrisa de oreja a oreja.

Sergi Grimau impartiendo su ponencia.

La tarde fue dinámica, se presentaron proyectos en formatos cortos, de 18 minutos proyectos por parte de laboratorios: Recursos humanos, Biosimilares, ecosostenibilidad, líneas deportivas y proyectos para el dolor centraron este formato. El gran Ismael Migoya, de ¿Qué me das para? explicó la iniciativa #farmaslink, que busca crear linkbuilding entre algunos blogs farmacéuticos españoles.

Entiendo que alguien pueda pensar que Leadingfarma es un evento comercial. Nada más lejos de la realidad. Se buscó, y se logró en parte, transmitir muchas ideas innovadoras, que traspasan las fronteras del aspecto comercial de la farmacia. Lo mejor de todo, además de compartir con grandes compañeros unas jornadas interesantes de trabajo, es que la mente no pare, que sea inquieta. Y ese objetivo Leadingfarma lo cumplió.

No quiero terminar este sencillo post sin agradecer a los organizadores el trabajazo realizado para que todo saliera genial. También a todos y cada uno de los que allí estuvieron, generando sinergias, networking y abriendo las mentes, que siempre viene muy bien.

Un grupo de farmacéuticos muy cracks, luego me colé yo en la foto.

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen R. Covey. Lecciones para un emprendedor.

Creo que si hiciéramos una prospección entre las innumerables listas que hay sobre libros dedicados al emprendimiento uno de los que más aparecerían sería Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen R. Covey. No descubro nada nuevo al hablar de uno de los best-sellers más vendidos en el mundo de la empresa, la gestión del tiempo y el talento, etc.

La entrada de hoy sobre “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” no pretende aportar mucho más de lo que otros muchas otras personas han reseñado en sus blogs, webs o podcasts.  De hecho, nada más comenzar el libro encontramos comentarios de gente exitosa y famosa bajo el título “Elogios de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen R. Covey”.

Entonces, ¿por qué voy a hablar de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva?

Básicamente porque soy un tipo megaocupado, ya sabéis: la farmacia, Qualitatis, la investigación, el trabajo como vocal en el MICOF y algunos otros proyectos más personales y de ocio como Los Mundos de Josete. No pretendo ponerme como ejemplo de nada, pero sí es cierto que tener tantos proyectos me obliga a ser muy efectivo cuando dedico mi tiempo a una tarea. No valen distracciones si no quiero dilapidar mi bien más preciado (y el tuyo): el tiempo. Por eso creo que es importante hablar del libro de Stephen R. Covey.

Ya os dije en su momento que el blog iba a tener algún cambio, que íbamos a hablar más de productividad, emprendimiento, y aquí estamos. Espero que os guste la reseña y el enfoque especial que le voy a dar, siempre desde mi humilde opinión.

¿Qué propone Covey en su libro?

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva  comienza con una propuesta que llevo aplicando en los últimos meses: De dentro hacia fuera. Los cambios personales deben producirse así, desde dentro. En mi caso personal es algo en lo que estoy, tras un periodo de abruptas turbulencias el aprendizaje, el autocontrol, los cambios, han comenzado desde dentro, ya se proyectarán.

 

Covey habla bien claro de la importancia del carácter y anima al lector a un cambio de paradigma profundo. No son cambios rápidos y dependen de los principios de cada uno de nosotros. Principios que muchas veces estamos condicionados por el modo en que vemos los problemas.

Antes de comenzar a enumerar y desarrollar los siete hábitos de la gente altamente efectiva que Covey propone para sus lectores una visión general basado en los hábitos definidos, por nuestros conocimientos, nuestros deseos y nuestras capacidades.  Tras comentar la importancia de la madurez y dejar clara la efectividad se plantea una de las mejores enseñanzas del libro:  la relación entre P/CP, donde P es la producción de los resultados deseados y CP es la capacidad de producción. Según el autor hay tres tipos de bienes: físicos, económicos y humanos. Y esos tres tipos se someten a esa relación P/CP.

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva

Portada de la edición de bolsillo de “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”

Hábito a hábito: Los 7 hábitos de la gente realmente efectiva.

En algunas palabras, las que componen esta entrada, es difícil resumir un libro de cientos de páginas (depende de la edición que escojáis). Pero lo más importante de los 7 hábitos, a juicio de quien escribe podría ser esto: Sigue leyendo

Buenismo farmacia

El buenismo en la farmacia comunitaria española.

Tengo la suerte de ser farmacéutico comunitario, has leído bien, la suerte. Conforme pasa el tiempo me doy más cuenta de la gran labor, única e
irrepetible, que se realiza cada día desde las Farmacias Comunitarias españolas. Ojalá otros pudieran decir lo mismo. Uno de los “peros” y por tanto, una de las oportunidades de mejora radica, bajo mi humilde punto de vista, en la excesiva bondad de los farmacéuticos comunitarios españoles. Ahora te cuento el por qué este artículo sobre el buenismo en la farmacia comunitariaBuenismo farmacia

Hoy he voy a hablar de mi profesión, algo que me da respeto a la vez que me entusiasma. Hay miles de farmacéuticos comunitarios en España, cada uno es hijo de su padre y de su madre. Cada uno se levanta cada mañana y acude a trabajar con unos problemas, con una situación personal. Quitando de lado lo humano, hay algo divino en este sector: la confianza. Conozco a cientos de farmacéuticos comunitarios y la opinión general (aún a fuerza de caer en un error de bulto al generalizar) es que son, además de buenos profesionales, buenas personas. La población confía en su farmacéutico comunitario, ese profesional sanitario que está pendiente de muchas cosas, como la dispensación de sus medicamentos, la consecución de resultados en salud de los usuarios de las farmacias comunitarias donde trabajan y muchas otras cosas que no siempre son visibles.

Pero, siempre hay un pero para todo, pecamos, por lo general de buenismo. ¿No te suena este término? Si nos ceñimos a lo que dice Wikipedia, Buenismo es un término acuñado en los últimos años, y aún no recogido en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua para designar determinados esquemas de pensamiento y actuación social y política como el multiculturalismo y la corrección política) que, de forma bienintencionada pero ingenua, y basados en un mero sentimentalismo carente de autocrítica hacia los resultados reales, demuestran conductas basadas en la creencia de que todos los problemas pueden resolverse a través del diálogo, la solidaridad y la tolerancia. Somos, como acuñan los ingleses “do-gooder”.

Siguiendo el hilo del buenismo en la farmacia comunitaria española, creo que es recomendable parar, en este punto, y leer un artículo con el que estoy muy de acuerdo. Os recomiendo su lectura. Alguno de los arribistas y “tiburones” que se ciernen sobre la farmacia española no se verán, por desgracia, identificados con este artículo de Yorokobu, una de las mejores revistas culturales que han emergido en la España del siglo XXI. Ignasi Giró firmó el artículo.

Voy a mojarme, de la farmacia comunitaria española se aprovechan muchos, demasiados. Es una profesión que está llena de excelentes personas y profesionales, pero está llena de aprovechados, sátrapas, arribistas que pretenden hacer negocio a costa de la buena fe y los tópicos que siempre han sobrevolado a la farmacia comunitaria española.

Entre este grupo de hay gente que tiene la misma licenciatura o grado que yo, no confundir con compañeros, no se merecen tal honor. Este grupo lo forma gente del mundo de la farmacia comunitaria, hablamos de aquellos que se creen por encima de la ley, de lo ético, o que basan su capacidad de crecer y prosperar en esta vida pisando a los demás, ¿es necesario? Pero también comparten estatus algunos licenciados de fuera de la farmacia comunitaria, gente que cree tiene sus propios intereses, sus manías, sus inquinas. Otro de sus motivos es hacer más grande su chiringuito, aunque sea a costa del paciente, sólo miran su ombligo y son capaces de destruir el sistema actual en su propio beneficio. Mis compañeros, los que comparten licenciatura, pero no están englobados en el grupo que os acabo de mencionar, confían en ellos por el mero hecho de que en su título universitario figura “Licenciado en farmacia”, y no, no todos somos iguales.

La segunda pata podría englobar a todos aquellos que tienen algún tipo de intercambio económico, negociación o relación con la farmacia y que, por el mero hecho de ponerle a una frase, solicitud, presupuesto o documento la coletilla “farmacia comunitaria” se aprovechan. Y lo hacen de muchos modos: encareciendo el producto, “colando” productos o servicios innecesarios, intentando entrar en el juego para aprovecharse de la confianza del farmacéutico comunitario. Ya sabéis, o podéis imaginar, a quién me refiero.

Pero nos faltan los peces gordos, los verdaderos actores ocultos, o no tan ocultos, que quieren cambiar las reglas del juego. No me llaméis conspiranoico, pero el melón es suculento y los lobbies quieren que la cosa cambie. Lo están haciendo de muchas maneras:

  • Aplicando aquello de si no puedes con el enemigo únete a él. Algunos farmacéuticos se están prestando a ello. Creen que van a beneficiar a su gremio pero sólo están siendo estiletes de un poder mayor. Nos intentan hacer creer que así salvan a la profesión, pero sólo buscan prosperar en sus carreras, políticas, profesionales y/o económicas.
  • Ahogando a los pequeños. Es un argumento que les vale mucho: menos pequeños es igual a más grandes, más grandes más ricos, más fácil es que cale entre la opinión pública cierto mensaje calado de tópicos.
  • Muchos otros motivos. No voy a entrar a valorar en detalle todos los motivos. Ya hay hasta libros al respecto, como el de Eduardo Litrán “Tiburones en la farmacia”. Un libro que tengo pendiente.

¿La solución? Ya os dije que el nuevo rumbo del blog iba a ser un poco más atrevido. No digo que haya que acabar con la bondad, las buenas intenciones. Los malos no pueden con los buenos, o eso nos inculcó Hollywood. Aunque hay días en los que no lo tengo tan claro. Identificadas las amenazas toca reducir el buenismo, abrir los ojos y tomar decisiones. Ahí van 5 consejos que pueden ayudar a acabar con estas amenazas y con el buenismo:

  • Mantén tu integridad. Por principios, por ti. Lo mejor que te puede pasar es ser una persona íntegra. Ganas tú y ganamos todos.
  • Desconfía de los lobos con piel de cordero. ¿Cómo verlos venir? Si ves a alguien que se le llena la boca al hablar de la farmacia comunitaria pero nunca ha movido un dedo desconfía. Esto está lleno de magos de las buenas palabras, mucho consenso, mucha colaboración, pero a la hora de la verdad te la clavan en cuanto pueden.
  • Desenmascara a quien se lo merezca. Sea por mala praxis, engaño, injusticias. Hoy es más fácil que nunca contarle al resto de la comunidad quién hace qué, y no sólo acudimos a las redes sociales a contar bondades. Los árboles crecen más fuertes tras una poda.
  • Apoya a quien creas que defiende tus intereses. Aún corriendo el riesgo de equivocarte, todos lo hacemos. Afortunadamente para la profesión, y para los pacientes, hay gente, sectores, sociedades y organizaciones que defienden los intereses de la farmacia. Como todas, se equivocan a veces, pero es importante para ellas sentirse reforzadas.
  • Sé consciente del mundo el que vives. Aquí no se trata de desconfiar, sino de informarte de la actualidad, saber en qué escenarios se juega la partida y dónde es importante mantenerse fuertes. Esto es cosa de todos.

En resumen, ya vale la tontería. Es hora de despertar y salir de ese buenismo, es necesario despertar y ser conscientes de la importancia de abrir los ojos, formarse y cargarse de evidencia para defender, entre todos, a la farmacia comunitaria y a ese maravilloso profesional que es el farmacéutico comunitario. Siento haberme puesto así de negativo, pero hay semanas en las que te llevan al extremo. Voy a parafrasear a Ignasi Giró en el artículo de Yorokobu para terminar esta entrada:

¿Acabará el «Buenismo» logrando que incluso los buenos se confundan y se peleen entre ellos? Ni idea. Todo dependerá del acierto que tengamos diferenciando a los unos de los otros.

Aislamiento digital

A mayor presencia digital, mayor soledad. ¿Somos inmunes los sanitarios?

Este es un tema que reconozco que me causa muchísimo respeto. Hablar de emociones, psique, incluso depresión, no es un tema para hablar a la ligera. Pero en base a una noticia que leí en Forbes hace unos días me parece interesante hablar de la soledad que, en algunos casos, deja entrever la gente en redes sociales. ¿Estamos ante el mismo fenómeno en el caso de los sanitarios? 

 

 

 

¿A qué viene esto? Antecedentes.
Como os dije el otro día, al presentar el cambio de rumbo del blog, no creo en los blogs vacíos que no transmiten. He pasado, en estos últimos dos años y medio, por muchas cosas, y sí, como farmacéutico rural, en algunos momentos me he sentido solo, profesionalmente solo.

Pero esta entrada no sólo viene porque a mí me haya dado por teorizar o filosofar sobre el aislamiento digital. Esta semana tropecé con esta noticia en la edición americana de la Revista Forbes: Social Media May Make You Feel Socially Isolated: Study. La redactora nos cuenta cómo, a medida que los investigadores aprenden más acerca de las extrañas tendencias antisociales que se producen en las redes sociales, vaya paradoja, están comenzando a entender cómo se ve afectado por nuestro comportamiento y estados de ánimo lo que acontece en las redes sociales.

Un nuevo estudio publicado en el American Journal of Preventive Medicine muestra que las personas que utilizan más las redes sociales reportan sentirse socialmente más aislados. No es la primera vez que podemos leer algo similar: estudios anteriores han llegado a conclusiones similares, encontrando que pasar más tiempo en redes sociales está vinculado a la depresión, los celos, una baja autoestima y/o sentimientos de inferioridad. La pregunta es, ¿qué viene primero, los problemas psicológicos o las redes sociales?

El equipo de la Universidad de Pittsburgh realizó el la investigación contando con sujetos comprendidos entre los 19 y los 32 años. Los investigadores calcularon cuánto tiempo pasaron en las redes sociales más populares Facebook, YouTube, Twitter, Google Plus, Instagram, Snapchat, Reddit, Tumblr, Pinterest y LinkedIn. También les pidieron que completaran el cuestionario PROMIS (Patient-Reported Outcomes Measurement Information System), que prueba, entre otras cosas, cómo las personas se sienten socialmente conectadas o aisladas.

Sanitarios, soledad de las redes sociales.
Imagen: Pixabay.

No es sorprendente, o sí, según vuestro punto de vista, que las personas que pasaban más tiempo en las redes sociales -dos horas al día o más- tuvieran el doble de probabilidades de sentirse socialmente aisladas que las personas que pasaban menos de media hora al día en ellas. Y en términos de número de veces que una persona visitó los sitios, los que visitaron 58 veces o más en una semana tuvieron tres veces más posibilidades de sentirse socialmente aislados que aquellos que visitaron nueve o menos.

El equipo investigador sugiere algunos mecanismos diferentes para explicar esta paradoja. Uno de ellos es que las Redes sociales son una pérdida de tiempo horrible, y simplemente consumen tiempo que de otro modo podría ser gastado en la vida real de persona a persona, mediante la socialización. Otras teorías son que ver imágenes de personas en eventos divertidos puede exacerbar los sentimientos de ser excluidos, y que ver los “rollos” destacados de otras personas puede inspirar sentimientos de celos. La exposición a representaciones tan altamente idealizadas de la vida de los compañeros puede provocar sentimientos de envidia y la creencia distorsionada de que otros llevan vidas más felices y más exitosas, lo que puede aumentar la sensación de aislamiento social percibido”.

Según nos cuenta Alice G. Walton en Forbes, las investigaciones realizadas en el pasado ciertamente han dejado entrever el mismo fenómeno. Un estudio realizado el año pasado encontró que tener un círculo más grande de amigos en las redes sociales no significa mucho, como podréis imaginar. Es más, parece que hay un límite en el número de verdaderos amigos para poder tener, no importa lo que nuestros perfiles de redes sociales puedan indicar. Seguro que esto os suena a todos. Los autores sugieren que para las amistades reales, es necesario que exista un contacto personal en persona para sostenerlo: Las conexiones virtuales no constituyen una verdadera amistad.

Y otro trabajo científico no sólo ha insinuado el fracaso de las redes sociales para conectarnos, sino que se establecen algunos de los mecanismos específicos detrás de él. Un estudio hace unos años, por ejemplo, observó cómo la gente se relacionaba con las publicaciones de sus conocidos en otros en Facebook. Hacer cualquier tipo de comparación entre el yo y el otro estaba vinculado a más sentimientos de depresión, y no sólo para comparaciones ascendentes, donde la vida de una persona parece mejor que la suya. También se dió en comparaciones hacia abajo, donde alguien se siente superior. Incluso las comparaciones neutrales estaban relacionadas con la depresión, lo que parece sugerir que, sin las relaciones sociales reales, las comparaciones estilo instantáneo que vienen junto con las redes sociales pueden ser parte del problema, si no una causa real.

La autora principal del primer estudio que os hemos comentado, señala que no está totalmente claro en qué sentido va la relación: “Todavía no sabemos qué vino primero -el uso de redes sociales o el aislamiento social percibido”, dijo Elizabeth Miller en un comunicado de prensa . “Es posible que los jóvenes adultos que inicialmente se sintieran socialmente aislados se volviesen hacia las redes socialesl, o que su mayor uso de estos social media de alguna manera les llevara a sentirse aislados del mundo real, pero también podría ser una combinación de ambos. El aislamiento social llegó primero, no parecía aliviarse pasando tiempo on line, incluso en situaciones supuestamente sociales “.

Y esto es realmente el problema: seguimos volviendo a las redes sociales. Y esto, según han encontrado otros estudios, es porque seguimos pensando que nos dará un impulso y nos hará sentir mejor. Pero en realidad, nos hace sentir peor. Esa creencia errante es parte del círculo vicioso. ¿Estamos atrapados?

Sabemos que dejar de fumar parece hacer que la gente se sienta mejor. Pero las redes sociales tienen sus beneficios, como mantener en contacto amigos y familiares separados por grandes distancias. Tal vez no es necesario renunciar por completo. Tal vez la reducción, o el ajuste de nuestra actitud hacia ellas sea suficiente. O tal vez eso es sólo el tipo de pensamiento ilusorio y la racionalización que mantiene a una persona a volver por más.

¿Se produce el mismo fenómeno en los sanitarios? 5 ejemplos:
Sanitarios o no, todos somos humanos. Pero al leer la noticia me preguntaba si la ingente masa de sanitarios activos en las redes sociales estamos en las mismas circunstancias. Hay mucha alcahueta, con título de licenciado o sin él. Aunque en próximas entradas pretendo hablar de lo limpia, o lo turbia, que se encuentra el panorama del Social media a nivel farmacia española, hoy no pretendo ocuparme de ello.

Imagen: José Alba Fotos. Pixabay.

Hay varias situaciones que se producen cuando hablamos de la soledad del sanitario español que se encuentra en las redes sociales. Sin entrar en temas personales, que está claro que acaban influyendo, y de qué manera, en el comportamiento de cualquier ser humano en las redes sociales, hay matices. Se me ocurren, así a bote pronto, algunos perfiles de soledad en el sanitario:
  • Farmacéutico rural, (extrapolable en gran medida a médicos y enfermeros): muchísimas veces hablamos de un profesional sanitario único recurso en su población, atado por sus posibilidades, guardias, imposibilidad de contratar a un adjunto, etc. Sí, en este caso hay soledad, y muy grande. A veces no tienes un compañero con el que compartir pareceres o inquietudes. En este caso, las redes sociales están para ayudar.
  • Profesional sanitario quemado: sí, los hay. Todos hemos estado en alguna época más o menos quemados, por lo que sea: impagos, situaciones injustas, recortes, sobrecarga de trabajo, etc. Este profesional sanitario es un perfil también activo en redes.
  • Farmacéutico, o cualquier sanitario con necesidad de llamar la atención. Todos conocemos a gente que constantemente requiere atención y hace lo posible por captarla. Pues bien, en las redes sociales, y en el caso de los sanitarios, sucede igual. No necesito dar ejemplos. ¿Os parece que hay algún trastorno o soledad tras ello?
  • Sanitario en el extranjero. Esta puñetera crisis se ha llevado gran parte de nuestro talento al exterior. Las redes sociales son, en muchos casos, un nexo de unión con la cultura, los amigos, los compañeros, y la profesión que dejaron atrás (aunque la sigan ejerciendo en otro país). ¿Soledad? Seguro, a la fuerza, otro caso beneficioso de redes sociales.
  • Sanitario envidioso:  estos perfiles autodestructivos de entrar en facebook, envidiar a compañeros, ver los logros del otro, etc son, o pueden ser, indicativos de un sanitario al que le gustaría cambiar algo su situación: imposibilidad de escalar en su carrera, compañeros que tomaron una u otra decisión que les diferenció del sujeto. Seguro que se os ocurren muchas más cosas y os vienen a la mente muchos casos.

 

Mi humilde punto de vista.
En mi caso, paradójicamente, el día en el que todo cambió para siempre en mi vida, cuando se desató el cataclismo, estaba en una reunión en Madrid del Foro ConTIC, que impulsó Menarini, hablando con otros compañeros sobre redes sociales, tecnologías de la información y la comunicación. Y ahí saltó todo por los aires.
¿A qué viene esto? He pasado, salvo por salidas puntuales, por un pequeño desierto laboral condicionado por las circunstancias personales. Las redes sociales han sido de gran ayuda en muchos momentos. Pero también es justo reconocer que pude, en algunos momentos, haber sido el perfil de usuario que denotaba soledad profesional: dificultad para asistir a eventos, congresos, formaciones. Por eso, esta entrada comenzó siendo un comentario curioso y acabó por convertirse en algo más personal.
Además de medidas que aún no llegan a todos, como puede ser el caso de la iniciativa “Contra el aislamiento digital” que también promueve Menarini y que reúne a algunos de los influencers más famosos a nivel sanitario, hemos de seguir trabajando para romper muros y convertir las redes sociales en un elemento de unión y de vertebración. Todo ello sin caer en los comportamientos mentales poco recomendables que se han descrito.
El caso más llamativo es, quizás, el de los farmacéuticos rurales. Aunque internet ha abierto canales de comunicación magníficos, hay que ser conscientes de la soledad de muchos profesionales que buscan en las Redes Sociales no una salida a su soledad personal, que también pudiera ser, sino, una salida a su soledad profesional. Es necesario que, entre todos, ayudemos a construir unas redes sociales más equitativas e integradoras. Seguro que salimos ganando.

 

Tengo un plan. Novedades sobre el blog.

Novedades sobre el blog. Tengo un plan.

Sirva esta entrada como epílogo de la primera era de vida de este blog. Punto y a parte, cambio de rumbo. Todo es una consecuencia inevitable de los 10 años de Los Mundos que celebramos el pasado 19 de febrero. La verdad es que a los blogs, o les das vidilla, o se apagan, se mueren. Necesitan gasolina y un contínuo movimiento para sobrevivir. De eso va hoy esta entrada, de cómo vamos a darle un pequeño golpe de timón a este blog para que siga vivo a pocas semanas de cumplir 4 años de vida. Llevo semanas, meses diría, pensando en cómo hacerlo, en cómo darle un nuevo rumbo, o simplemente reconducirlo, y creo haber dado con el camino adecuado. Para ello considero necesario dar un pequeño repaso a todo lo acontecido en los últimos meses, para que podáis poneros en el contexto adecuado.

Sigue leyendo

Consumir un par de bebidas azucaradas diariamente “duplica el riesgo de diabetes”, según un estudio.

No era mi intención conmemorar el Día mundial de la diabetes, que se celebró ayer, con la reseña de un artículo sobre la enfermedad. Quizás por eso no me preocupé en hacer coincidir esta entrada con la efeméride de ayer. Pero tanto por el trabajo que realizo en investigación en farmacia comunitaria como por mi cargo de CEO en Qualitatis Health leo muchos artículos al final de la semana. Muchos de ellos me parecen interesantes. Pero también es cierto que muchas veces no tengo tiempo para compartir la información en el formato deseado. Eso sí, este es muy importante: consumir bebidas azucaradas provoca diabetes.
Hoy he creído conveniente compartir este estudio publicado recientemente en el European Journal of endocrinology (EJE) y que encontró que beber más de dos porciones diarias de 200 ml debebidas azucaradas más duplica las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, así como la diabetes autoinmune latente en adultos (LADA), una forma de diabetes que tiene un curso más lento de inicio.
En este estudio los resultados fueron similares para las bebidas azucaradas que para aquellas artificialmente endulzadas si hablamos en términos de probabilidad de desarrollar las diferentes variantes de la diabetes. El mayor consumo de estas bebidas dulces equivalía a un 20% más de riesgo de diabetes tipo 2 para cada porción diaria.

Bebidas azucaradas diabetes

Los hallazgos que vinculan el azúcar y las bebidas endulzadas artificialmente con la diabetes apoyan un conjunto de evidencias que postulan esta asociación desde hace algún tiempo. Un meta-análisis reciente encontró que el riesgo aumenta en un 13% para un incremento de cada porción por día en la ingesta.
Las bebidas artificialmente endulzadas también han sido implicadas, aunque puede ser que ejerzan su influencia a través de vías alternativas. Estos incluyen debilidad de la tolerancia a la glucosa activada por las modificaciones en la microbiota intestinal.
El equipo del Instituto Karolinska comenzó a examinar las tasas de consumo de refrescos en 2874 adultos suecos y los comparó con casos de diabetes. Los resultados fueron ajustados por edad, sexo, antecedentes familiares de diabetes, educación, estilo de vida, dieta, consumo de energía e IMC.
“Las asociaciones fueron similares en análisis separados de las bebidas azucaradas y artificialmente endulzadas para el riesgo de LADA así como para la diabetes tipo 2”, señaló el estudio.
“El aumento de riesgo parece no ser plenamente explicado por la ingesta calórica o el IMC, abriéndose a otras explicaciones que posiblemente incluyen efectos adversos directos de las bebidas endulzadas sobre la homeostasis de la glucosa y la sensibilidad a la insulina”.

Reacción de la industria.
El reciente impuesto sobre el azúcar impuesto a la industria de las bebidas no alcohólicas en el Reino Unido fue diseñado en parte para prevenir casos de enfermedades crónicas en desarrollo -en particular en los jóvenes- provocadas por el consumo excesivo de bebidas con alto contenido de azúcar.

Diabetes bebidas azucaradas

“Estos tipos de bebidas deben suprimirse en los niños”, dijo Tam Fry del Foro Nacional de Obesidad y asesor de la organización benéfica británica Action on Sugar.
“Creo que los padres no deben permitirlo y dirigir a sus hijos hacia el consumo de agua que es, y siempre será, la mejor opción”. Al comentar sobre el estudio, Fry expresó sus reservas, comentando que dicho estudio necesitaba ser replicado antes de que pudiera ser ampliamente aceptado.
“El uso de datos auto-reportados a menudo falla en investigaciones de este tipo. Habiendo dicho que estos hallazgos no deben ser despreciados a la ligera “.
En una declaración de política elaborada por The Association of UK Dietitians, se consideró que el uso de edulcorantes artificiales era seguro siempre que se consumiera hasta la dosis diaria aceptable en la población general. Todo ello con la excepción de los alimentos para lactantes y niños pequeños. Autorizados y aprobados para su uso por la EFSA.
Se creía que los edulcorantes artificiales podían ayudar en el manejo del peso y en el manejo de otras condiciones de salud como la diabetes mellitus en algunas personas, aunque se requería un enfoque individualizado adaptado.
También se recomienda un etiquetado más claro en relación con la cantidad diaria recomendada establecida por la EFSA sobre los productos alimenticios y las bebidas para que los consumidores estén mejor informados.

Nuestro análisis.
Las conclusiones y nuestro deber como profesionales sanitarios necesitan poca mención: concienciar de la importancia de unos hábitos saludables a la hora de comer y hacer ejercicio. No hay otro camino para evitar este tipo de transtornos metabólicos. Y, por supuest, dejar claro que consumir bebidas azucaradas provoca diabetes.

Fuente: European Journal of Endocrinology
Publicado en línea antes de la impresión, doi: 10.1530 / EJE-16-0376
“Sweetened beverage intake and risk of latent autoimmunediabetes in adults (LADA) and type 2 diabetes”